5 preguntas trampa que podrían hacerte en una entrevista de trabajo

24/01/2023

La mayoría de nosotros ha tenido que pasar alguna vez por una entrevista de trabajo. Para muchos (quizás para la mayoría) esta no es una situación agradable o amena. De hecho, puede ser uno de los momentos más estresantes que podemos llegar a vivir a lo largo de nuestra trayectoria profesional. Al fin y al cabo, una entrevista laboral no es otra cosa que un examen en el que debemos mostrar nuestro mejor “yo” a una persona que está ahí para evaluar nuestras habilidades y nuestra personalidad, para saber si -ante una eventual contratación- encajarían con la empresa. Y la situación puede ser más estresante todavía si nos toca con un entrevistador “creativo”.

Cualquier candidato mínimamente interesado en conseguir el puesto se habrá preparado a conciencia las preguntas más típicas antes de encontrarse cara a cara con el responsable de recursos humanos o con el reclutador encargado de hacer la entrevista. En muchos casos, estas preguntas no son sólo “típicas” sino que también son “obligadas” en cualquier proceso de contratación, porque informan a la empresa de la trayectoria y perspectiva profesional del candidato en cuestión.

El mayor problema que tienen estas preguntas “típicas” y “obligadas”, es que tanto el candidato como el entrevistador las conocen de antemano y saben que -antes o después- saldrán en la entrevista. Y eso hace que su efectividad a la hora de hacer la criba sea cuestionable. En esta situación, una de las estrategias a las que el entrevistador puede recurrir para recabar la información que necesita es hacer preguntas diferentes y extrañas.

De esta forma, el reclutador conseguirá sacar al entrevistado de su zona de confort y ponerle en un aprieto. Aunque puede parecer un poco malévolo, puede ser conveniente para ver cómo se desenvuelve. Además, es una buena estrategia para detectar anomalías e informaciones que no encajen con las respuestas anteriores; así como para conocer otros rasgos y habilidades que no figuran en el currículum. Aquí tienes una lista con algunas preguntas trampa que pueden aparecer en una entrevista de trabajo... y para las que deberías estar preparado:

1. ¿Revisas tu correo electrónico durante tus vacaciones?

Lo que el entrevistador suele buscar es a una persona equilibrada que tenga interés y dedicación por su trabajo. Pero que, al mismo tiempo, cuide de su bienestar físico y emocional. Trata de afirmar tu entrega al trabajo, pero también aclara que el descanso es necesario. Sobre todo si vas a tener empleados a tus órdenes, porque en este caso consultar obsesivamente el correo electrónico podría denotar que no confías en tus propias dotes de liderazgo.

2. Si pudieras trabajar para cualquier empresa, ¿Dónde trabajarías?

Aunque ya sabemos qué es lo que quiere escuchar el entrevistador, no podemos dejar de ser honestos. Lo que sí que podemos hacer es explicar por qué estamos optando al puesto. Se entusiasta en tu respuesta y habla sobre cómo te identificas con los valores fundamentales de la empresa, con su misión y con el trabajo que realiza. Luego, puedes entrar en un poco más de detalle sobre el puesto específico que estás solicitando.

3. ¿Dónde te ves en cinco años?

Ningún empleador inteligente malgasta el tiempo, el esfuerzo y los recursos necesario en capacitar a un empleado... si sabe que no va a trabajar con él durante mucho tiempo. Así que, si este es su caso, responde con el compromiso de mejorar y de seguir aprendiendo para crecer dentro de su campo.

4. ¿Qué crees que dirán tus referencias sobre ti?

Aunque es una pregunta bastante típica y necesaria... es una pregunta que también tiene su trampa. Los entrevistados que no están seguros de qué dirán sus referencias tienden a hablar negativamente de sus experiencias anteriores, para explicar o justificar una posible referencia negativa. No caigas en esta trampa. Y sobre todo, trata de dar referencias que estén contentas contigo.

5. ¿Qué parte del empleo suena más desafiante?

Siempre hay algún aspecto del trabajo que resulta más complicado. No será la misma para todos los empleados, pero todos ellos tienen problemas con alguna. No conviene ser deshonesto, porque una mentira sobre tus habilidades podría perseguirte más tarde. Ahora bien, no vas a dar una buena imagen si no te comprometes a mejorar en esa parte concreta del empleo.

Consulta la noticia original AQUI

961309114
Calle Mestre Miguel buendia 12 bajo 46113 - Moncada
(Valencia)
sat@sernutec.es